METAVIDEOS SENTENCIADOS
Una crítica a una sentencia judicial insensata

WWW.CITA.ES  Apartado Postal 17083-28080 Madrid
Tel 914743809 Móvil 619776475, E-mail: miguel@cita.es

El pasado viernes 19 de septiembre se pudo conocer un fallo (nunca mejor dicho) del Juzgado Mercantil (EL PAIS ha publicado en una noticia que era el 1 y en otra que era el 2 de Barcelona), por el que se ha prohibido a LA SEXTA utilizar imágenes ya emitidas por TELECINCO para elaborar programas satíricos. Habrá que leer muy detenidamente esa sentencia (ojalá que sea sin tener que pagarle al juez por sus derechos de autor) porque, más allá del caso de los programas Sé lo que hicisteis... o El Intermedio, lo que está en cuestión es un derecho a la cita en el ámbito audiovisual. Para intentar denominar el fenómeno con una palabra precisamente diferenciadora, podría utilizarse el término METAVIDEO, y trasciende al zapping televisivo, especialmente porque hay muy poco debate inteligente y demasiadas barbaridades son difundidas por televisión sin una mínima crítica.

Existe un consagrado derecho de cita literaria que no ha sido racionalmente proyectado sobre la explosión audiovisual de las últimas décadas. La elaboración de un vídeo para comentar otro vídeo es, o debería de ser, un derecho universal. Tal vez puedan proponerse algunos límites, que siempre serán excepcionales y discutibles, pero si un juez pretende prohibir la edición y emisión de fragmentos de programas emitidos por una cadena de televisión, ese juez es un peligro y merece la pena investigar cuáles son sus criterios en otras sentencias relacionadas con la propiedad intelectual, y cuántas de ellas se han recurrido revocándose por la Audiencia Provincial, porque un juez sin criterio propio, o con un criterio erróneo, es un peligro público que merece ser estudiado con la máxima atención.

La idea de Sé lo que hicisteis... es muy luminosa, y ha sido el mejor antídoto para la telebasura. Silenciar a la crítica inteligente es algo peor que un error, en cualquier momento, lugar y medio de comunicación, precisamente porque deja indefensa a la sociedad ante los poderes dictatoriales o ante las oligarquías empresariales. Podrán gustar más o menos los METAVIDEOS, y tal vez pueda limitarse por alguna norma sus proporciones y fragmentos de cita, pero no los de la crítica, porque no se trata de una cuestión meramente económica, sino que, considerando la falta de control de los contenidos televisivos ante ciertos usos y abusos de políticos y empresarios, su prohibición puede afectar a los derechos fundamentales irreversiblemente. El humor satírico es único antídoto eficaz para la propaganda audiovisual, la publicidad encubierta o subliminal, y como se ha demostrado, también lo es para la manipulación pseudoinformativa de ciertos programas más viscerales que rosas, y que para la vergüenza de sus audiencias han explotado el morbo y las más bajas pasiones creando ídolos peleles y autoridades televisivas que ignoran elementales conceptos éticos. Pero la sátira necesita de la cita. Y si en la televisión no se puede emitir un METAVIDEO, la sociedad está indefensa ante auténticos delincuentes audiovisuales.

Lástima que ciertos jueces insensatos parezcan más amigos del poder que de la libertad. Y es más lamentable aún que nadie se atreva a satirizarles, porque a más de uno le vendría muy bien un Sé lo que hicisteis... en el juzgado. ¿Nos atreveríamos?

Si alguien tiene algún vídeo de ese juez, o de cualquier otro que limite la libertad de información o crítica, yo estoy interesado en comprarlo para hacer un documental antológico sobre vistas públicas disparatadas, porque los funcionarios públicos, aunque obviamente sí tienen intimidad, no tienen derecho a su propia imagen aunque más de uno abuse de la excesiva tolerancia que existe hacia sus ingresos por participar en debates (le estoy poniendo cara y voz a uno que opina hasta de lo más bizantino en una TV por TDT) libros (¿de dónde sacan su tiempo para escribir tanto esos condenados jueces, o dónde encuentran a tanto negro voluntario para documentar, corregir y editar sus bodrios?), o conferencias (las más peligrosas son las que tienen poquísimo público asistente y altos ingresos como bien sabe una atractiva juez actualmente en excedencia que pastorea a la judicatura hacia el matadero de su vergüenza y también un juez que, entre ágapes y copas pagadas por entidades gestoras de derechos de supuesta propiedad intelectual, pontifica de manera inaceptable para otros jueces mucho más decentes que él que empiezan a chivarse de sus invitaciones corruptelosas). Y es que a los jueces menos honrados les gusta muchísimo la fiesta pagada por dominantes interesados en monopolios intelectuales, y como siempre hay un abogado para quien abusa de su posición dominante, no les faltan las tentaciones, de todo tipo, tanto las irresistibles, como las inconfesables. No exagero, sino que me quedo corto, en este punto que he investigado durante años.

Esperemos que LA SEXTA recurra, y que recurra bien, para que la Audiencia Provincial de Barcelona tenga una ocasión de oro con la que poner a ese juez en su sitio, sin perjuicio del derecho, que todos tenemos y al que nunca, nunca, nunca debemos renunciar, a satirizar al insensato juez que prohibe cuanto hace posible la sátira.

Dicho sea con mis máximos respetos, y sin la venia.

Fdo.: Miguel Ángel Gallardo Ortiz, ingeniero y criminologo, perito en numerosos procedimientos judiciales en los que se ha utilizado material audiovisual controvertido. Actualmente promueve un proyecto internacional para la producción de recursos de apelación multimedia con el que integrar video y especialmente audio forense con citas literales transcritas de las grabaciones de vistas públicas. Más referencias en:
http://www.miguelgallardo.es/capital/riesgo
http://www.miguelgallardo.es/recurso/apelacion
http://www.miguelgallardo.es/videos/judiciales
http://www.miguelgallardo.es/teleperito
http://www.cita.es/accidentes
http://www.cita.es/escuchas
http://www.cita.es/audiotext
METAVIDEOS SENTENCIADOS
Una crítica a una sentencia judicial insensata

WWW.CITA.ES  Apartado Postal 17083-28080 Madrid
Tel 914743809 Móvil 619776475, E-mail: miguel@cita.es